Resplandor









Desde el estremecimiento
del trueno
y en el eterno
útero de la aurora,
amanecen ciudades doradas,
sin la fragilidad
de la sustancia.

Inocentes de memorias
y de lamentos oxidados,
despobladas en la inocencia
de noches y de lunas.
Inocentes de palabras.

Florecen pálidas
en su atmósfera,
permanecen insondables,
color del ámbar, nacidas
y en la pureza, reveladas.

Alborean difusas,
en la suave y tibia brisa
y aunque son sólo un murmullo,
palabras de luz
se acunan,
en el orbe del silencio.

En esa morada pacífica,
yo habito;
en la espesura,
yo vibro.
Del firmamento,
soy mi progenitora.
Del gran Aliento luminoso,
he nacido.
Entre verbos,
he sido moldeada.
Al brillo omnipresente,
le pertenezco
y permanezco obstinada,
en aquel antiguo
y perenne resplandor.







0 comentarios:

 

Copyright © 2010 Secretos del viento All Rights Reserved

Design by Dzignine